La mecánica de suelos estudia las propiedades, el comportamiento y la utilización del suelo como material estructural. Esto es la forma como la resistencia del suelo y sus relieves o deformaciones dan una estabilidad a las estructuras que se construyen encima.

Los suelos en realidad están sometidos a cargas importantes por las estructuras de acero y de hormigón, pero además están expuestos a varios procesos naturales de erosión, movimiento y acciones del ser humano, lo cual van modificando paulatinamente sus propiedades.

El estudio de la mecánica de suelos contiene una variada clasificación de estos, por su plasticidad, textura, color, olor, tamaño de grano, etc. Si bien forma la base para calcular el diseño de la cimentación y la estructura adecuada para los proyectos de construcción, el estudio de suelos consiste en un conjunto de muestras recolectadas del terreno, en diferentes sitios y profundidades. Posteriormente se analizan en un laboratorio especializado para determinar los componentes del suelo y saber cuales son sus propiedades.